Asesor de Inversión registrado, o Broker-Dealer— ¿Cuál es el adecuado para usted?

Cuando se trata de una gran inversión de capital es necesario consultar a un experto, ¿Pero a cuál de ellos acudir?
En el complejo mundo de las finanzas es común que quienes buscan asesoría profesional recurran a expertos, como apoyo para el manejo de sus inversiones. En este ámbito existen dos jugadores clave: los asesores de inversión registrados y los broker-dealers; ambos ofrecen servicios financieros, pero operan bajo distintos marcos y satisfacen diferentes necesidades.

¿Qué hace cada uno de ellos?

Los asesores de inversión registrados (RIAs, por sus siglas en inglés) son profesionales financieros registrados ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC), la agencia gubernamental que supervisa las operaciones del mercado; la divulgación de información relevante, y la prevención de fraudes. Los RIAs ofrecen a los clientes asesoría de inversión personalizada conforme a las metas, tolerancia al riesgo y situación financiera de cada cliente. Estos asesores están sujetos al deber fiduciario, es decir, están obligados por la ley a actuar en el mejor interés de sus clientes.

broker-dealers
Por otra parte, los broker-dealers son profesionales financieros o sociedades que se dedican a comprar y vender valores. Los bróker-dealers actúan como intermediarios facilitando las operaciones entre compradores y vendedores. Los bróker-dealers deben registrarse ante la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en inglés), una organización autorreguladora privada de los Estados Unidos que, entre otras cuestiones, crea reglas y vigila su cumplimiento para garantizar la integridad del mercado, proteger a los inversionistas y supervisar la conducta de los bróker-dealers en la industria financiera. FINRA opera bajo la supervisión de la SEC, pero no es un organismo gubernamental. Los bróker-dealers deben cumplir con estándares de idoneidad mediante la recomendación de inversiones adecuadas para sus clientes, con base en factores como tolerancia de riesgo y objetivos financieros.

Diferencias

Deber Fiduciario vs. Estándar de Idoneidad. Una de las principales diferencias entre los RIAS y los bróker-dealers es la obligación que tienen hacia sus clientes, conforme a lo previsto en la ley. Los RIAS operan bajo el deber fiduciario dando prioridad a los intereses de los clientes. Esta obligación garantiza que las recomendaciones se realicen con el único fin de beneficiar al cliente. Por su parte, los broker-dealers se adhieren a un estándar de idoneidad, lo que significa que sus recomendaciones deben ser adecuadas para la situación financiera del cliente, aunque no necesariamente se encuentren en línea con los mejores intereses del mismo. Por ejemplo: cuando un inversionista solicita asesoría sobre una inversión compleja, el RIA, con base en el deber fiduciario, analiza cuidadosamente la idoneidad de la inversión conforme a los objetivos de largo plazo del cliente, y su postura se fijará potencialmente en contra de dicha inversión si la misma representa un riesgo indebido para el cliente. En contraste, el broker-dealer, con base en el estándar de idoneidad, podría recomendar la inversión si la misma cumple con los objetivos financieros generales del cliente, aún cuando dicha opción no sea la óptima.

Modelos de Compensación. Otra diferencia clave radica en las contraprestaciones. Habitualmente, los RIAs cobran una comisión fija, o un porcentaje de los activos administrados (AUM, por sus siglas en inglés). Esta estructura de compensación coloca los intereses del asesor en línea con los intereses del cliente, ya que los ingresos del asesor se incrementarán conforme crezca el portafolio del cliente. Por su parte, los broker-dealers cobran comisiones por las operaciones, lo cual genera un conflicto de interés potencial, pues pueden verse alentados a recomendar productos que generan mayores comisiones, aunque no sean la mejor opción de inversión para el cliente. Por ejemplo: si un cliente tiene $100,000 para invertir, un RIA que cobra el 1% sobre los activos administrados cobraría $1,000 por la administración del portafolio, independientemente de las inversiones que se elijan. Por su parte, un broker-dealer que cobra el 5% de comisión por invertir $10,000 recibiría $500 por dicha operación. El modelo de compensación basado en comisiones puede inducir al broker-dealer a recomendar productos de inversión más costosos que impactan las ganancias del inversionista.

broker-dealers-2
Rango de Servicios. El rango de servicios constituye otra diferencia entre RIAs y broker-dealers. Con frecuencia, los RIAs ofrecen servicios integrales de planeación financiera que incluyen administración de inversión; planes de retiro; planeación fiscal, y planeación inmobiliaria, entre otros. El objetivo es desarrollar una estrategia financiera a la medida de las necesidades específicas del cliente. Para una persona que requiera asesoría financiera, el RIA, que opera dentro de un marco de planeación financiera integral, puede ofrecer recomendaciones que abarquen distintos aspectos. Si las inversiones éticas son de gran valor para el cliente, el RIA puede integrar a su portafolio estrategias de inversión de responsabilidad social y ESG (medio ambiente, social y gobierno corporativo). Para los clientes cuyas metas radican en aspectos educativos, los RIAs pueden desarrollar estrategias para cubrir los gastos de educación de manera eficiente, tales como los planes 529 que incluyen ventajas fiscales, y alinear las opciones de inversión con los plazos de gastos educativos. Por su parte, el broker-dealer proporciona recomendaciones de inversión, pero puede ser que este no profundice en aspectos de planeación financiera, sino que únicamente fundamente sus recomendaciones financieras con base en el comportamiento histórico de los instrumentos de inversión y las tendencias del mercado.

Conclusión

Transitar por el mundo financiero requiere un claro entendimiento de las distinciones entre los asesores de inversión registrados y los broker-dealers. Los inversionistas deben estar informados sobre el marco normativo; obligaciones previstas en la ley, y estructuras de compensación de cada uno de ellos.

Elegir entre RIA o broker-dealer depende de las preferencias individuales, metas financieras y el nivel de servicio personalizado que se desee. Al reconocer los distintos matices entre RIA o broker-dealer, los inversionistas pueden tomar decisiones informadas que se encuentren en línea con sus objetivos financieros concretos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.