fbpx
 

Portugal y su Tribu Nómada Digital

Con el final de la pandemia a la vista y las restricciones de viaje relajándose, la gente de todo el mundo comienza a volar hacia destinos en los que pueden realizar su trabajo a distancia. Aunque esta tendencia existe desde hace algunos años, la situación generada por el COVID-19 ha acelerado enormemente la cultura “Nómada Digital”. Solamente en los Estados Unidos, la población nómada digital aumentó 112% en los últimos dos años de 7.3 millones a 15.5 millones de personas. 

Utilizando la tecnología para trabajar de forma remota, el Nómada Digital con frecuencia es una persona que trabaja de forma independiente (el número de trabajadores independientes muestra una constante en aumento), prefiere quedarse en un lugar de 3 a 6 meses y con frecuencia es autodidacta en cuanto a las prácticas de la vida como Nómada Digital.

No obstante, el cambio hacia esta cultura no es uniforme en el mercado laboral, ya que por lo general, son los ejecutivos de “cuello blanco” quienes gozan del privilegio de trabajar a distancia y dentro de esta comunidad resalta la fuerte presencia de ejecutivos de marketing, comercio electrónico, desarrolladores y diseñadores. Una encuesta realizada por McKinsey señala que, con el inicio de la pandemia, los negocios se adaptaron rápidamente a las tecnologías de automatización y digitalización, principalmente en los sectores financieros y tecnológicos, sobre todo en países como India y los Estados Unidos. 

Conforme se han ido normalizando diversas tecnologías tales como la videoconferencia y las plataformas para compartir archivos, empresas como Facebook, Twitter y Hitachi han anunciado planes para incrementar las oportunidades de trabajo a distancia para sus empleados. Recientemente, Meesho, una empresa de comercio electrónico de India adoptó un modelo de trabajo permanente sin fronteras, el cual, permite a sus empleados elegir si desean trabajar en oficina, en casa, o desde algún otro lugar.

El nuevo destino favorito en el mapa nómada digital

Esta tendencia ha generado una gran cantidad de nómadas digitales que buscan trabajar a distancia desde diversos lugares: de Ciudad de México hacia Río y de Los Ángeles hacia Lisboa. Curiosamente, Portugal se está convirtiendo en uno de los destinos favoritos de los Nómadas Digitales.  

Como resultado de lo anterior, existen oleadas de nómadas digitales en busca de destinos atractivos para trabajar a distancia. NomadsList.com, el portal desarrollado por y para la comunidad Nómada Digital, menciona dos ciudades portuguesas (Lisboa y Porto) en su listado de los cinco principales destinos; cabe destacar que Lisboa encabeza esta lista.

En Portugal, y específicamente en Lisboa, existe una creciente comunidad Nómada Digital, además de múltiples grupos de networking, tales como  Digital Nomads PT y Lisbon Digital Nomads. Tan solo Lisbon Digital Nomads and Expats, grupo público de Facebook cuenta con 29,000 miembros que se reúnen semanalmente, ya sea para conocer a otros integrantes de la comunidad, o simplemente para relajarse y disfrutar alguna comida. 

La capital de Portugal, Lisboa, se localiza en la desembocadura del Río Tajo. Se trata de una ciudad global que opera como centro empresarial y de tecnología conocido por muchos como el próximo Silicon Valley. En el año 2018, Google, el gigante tecnológico, decidió establecer su sede en Lisboa, después de que  Uber y Huawei hicieran lo mismo.

Para aquellos integrantes de la tribu Nómada Digital que prefieren trabajar fuera de las oficinas corporativas, Lisboa cuenta con diversas opciones de coworking, tales como Avila Spaces (reconocido en 2019 como el Mejor Espacio de Coworking del Sur de Europa); Heden y Workhub Lisboa (ubicado en una antigua fábrica de vino que combina estéticamente el encanto entre lo antiguo y lo nuevo). También existen cafeterías como Copenhagen Coffee Lab, DeBru y The Mill (que cuentan con una gran mesa reservada para los nómadas digitales), donde se sirve café acompañado de los deliciosos bocadillos conocidos como “petiscos”, además de que se ofrece buena conectividad Wi-Fi (alrededor de 21 Mbps en promedio). La comunidad Nómada Digital organiza a lo largo delpaís diversas actividades como talleres de habilidades, eventos de micrófono abierto (open mics) y stand-ups, además de otras actividades de apoyo como siembra de árboles y donación de sangre.

Más que un destino “digital-friendly”

Lisboa es en efecto un centro de actividad comercial y de negocios, pero también un lugar amable y divertido. De hecho, Lisboa es reconocida como una de las capitales más amigables y ofrece una gran variedad de actividades de arte y esparcimiento individual y familiar. Asimismo, de acuerdo con una encuesta realizada en 2017 por el sitio web de vivienda Nestpick, Lisboa se encuentra catalogada como una de las 15 ciudades más amigables del mundo para la comunidad LGBT. En esta ciudad portuguesa  se respira arte y cultura, es un destino  vibrante entre azulejos y colores intensos donde siempre hay algo que hacer: desde unas rejuvenecedoras clases de yoga matutina o música en vivo y arte urbano en cualquier rincón de día, hasta la tranquilidad de los callejones que cobran vida de noche por las accesibles medidas de consumo de alcohol.

Si eventualmente usted se siente cansado por toda la actividad de la ciudad o simplemente necesita un descanso, a menos de una hora de Lisboa por carretera encontrará un gran número de destinos tranquilos y pintorescos, tales como la histórica ciudad de Sintra o el refugio costero de Cascais. Por otra parte, tomar el tren es el medio de transporte más conveniente y económico para salir de la ciudad, especialmente si desea evitar el desgaste de manejar o buscar aparcamiento. Dentro de la misma ciudad, se puede aprovechar la enorme red de 600 autobuses o puede transportarse mediante el sistema de tranvía que opera desde 1873 y que caracteriza a la ciudad. Caminar por las coloridas calles adoquinadas es muy agradable y recomendable, pero después de un rato puede ser cansado y para ello, a través de algunas apps como Cooltra se pueden obtener servicios de motocicletas compartidas o renta de scooters.

Permisos de trabajo y residencia mediante inversión

Quizá el único inconveniente de trabajar desde Portugal es lo laborioso del proceso para obtener una visa de trabajo. Además de la población europea, viajar sin visa a Portugal únicamente está permitido para quienes provienen de países como el Reino Unido, los Estados Unidos o Canadá (máximo durante 90 días).

Una gran cantidad de personas ha optado por visas tales como la D2, D7 o la Golden Visa de Portugal (PGV) con las cuales se permite vivir y trabajar en Portugal. Haciendo un comparativo, los nómadas digitales con mayores recursos económicos prefieren la PGV, especialmente porque otorga mayor libertad para viajar por la Unión Europea y, en promedio solamente se requiere permanecer en Portugal durante 7 días al año. En la misma solicitud, los inversionistas pueden incluir a sus hijos y padres como dependientes económicos y de esta forma toda la familia puede disfrutar de beneficios educativos y de salud de clase mundial. Quizá el mayor atractivo es la posibilidad de recibir la ciudadanía de la Unión Europea cinco años después de obtener la PGV, con lo cual se abren muchas más oportunidades para toda la familia dentro de la Unión Europea. Existe la expectativa de que Portugal creará una visa Nómada Digital en un futuro cercano, pero hoy por hoy, la PGV es la visa preferida, al menos para los Nómadas Digitales con recursos. 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.